domingo, 11 de abril de 2010

COFRADES (Con mayúsculas)







































Ante todo pedir disculpas por las fotografías de los que faltan, esto es sólo la primera parte.



Hoy os quiero dedicar esta entrada a todos los COFRADES de verdad. Porque ser cofrade, no es sólo un día o una semana al año, no es sentir su presencia cuando se huele a incienso, si no saber su mirada cada día. Ser cofrade es ayudar, poner un clavel o limpiar un cirial, es alegrarte por el bien de los demás y considerar tuyo tambien aquello que engrandece nuestra semana santa. Ser cofrade es tener buena fe, luchar incansablemente, no esconderse nunca para decir las cosas, ser transparente como el agua... Ser cofrade es emocionarse cuando escuchas aquella marcha, cuando el recuerdo te invade y te sabe casi a nostalgia, es seguir en pie ante la adversidad, es tender un pañuelo al amigo en forma de abrazo, secar una lágrima con una sonrisa. Ser cofrade es que te brillen los ojos con la misma ilusión cada año al esperar una nueva llegada de ese domingo mágico. Ser cofrade es sentir un cosquilleo en el estómago cuando El o Ella asoman y llaman a las puertas del cielo. Ser cofrade es sentir nostalgia cuando todo acaba, pero alegría de haberlo compartido con todos los que quieres.



Porque en esta bendita tierra manchega, por la gracia de Dios, hay muchos y muy buenos COFRADES.

1 comentario:

αlfιlєя_y_αzυcєиα dijo...

Ole, mi Sonia!!!

Tú sí que eres cofrade de las buenas. Pero para eso, antes hay que ser buena persona: honesta, sincera, franca y amiga de tus amigos.

Y tú sí que sabes de todas esas cosas que pones en la entrada. No sabes la ilusión que me ha hecho la fotito ^^

Un besazo.

Leticia.