miércoles, 7 de noviembre de 2012

El mundo y la fotografía


¿Os imagináis a un humilde zapatero operando a corazón abierto a un paciente? ¿O a un cocinero diseñando los planos de un nuevo edificio? Seguro que pensaríais que es una barbaridad, exactamente igual que yo. 

El otro día durante la sobremesa, en mi casa salió el tema de la tragedia acaecida días atrás en el Madrid Arena. Mi padre es Vigilante de Seguridad, y de esas personas que aman su trabajo, que están más pendientes que el jefe de que todo vaya bien. Cada año tiene que hacer al menos un curso de reciclaje para mantener su título y siempre se ha quejado de las personas contratadas como personal de seguridad en actos cómo conciertos y otros de grandes aglomeraciones de gente, cómo la macro fiesta del Madrid Arena, porque no están capacitados ni tienen el título de vigilante que se exige para funciones como desalojo de masas y otras tantas que nada tienen que ver con cortar tickets, poner sellos de salida o entrada (esa no es la función de un vigilante de SEGURIDAD) o en el peor de los casos, dar empujones y puñetazos a todo aquel que estorbe. Se contratan a porteros de discotecas o personal auxiliar, pagándoles una miseria para que realicen el trabajo de las fuerzas de seguridad, y cuando pasa una tragedia como la que hemos visto estos días de atrás por los medios, todos nos llevamos a la cabeza porque sólo había CINCO personas que tuvieran el título de vigilantes para controlar a más de 20.000. SÓLO CINCO. Una barbaridad, ¿verdad?

En la fotografía, por suerte no "jugamos" con vidas humanas. Si un reportaje sale mal, lo peor que nos puede pasar es que no vuelvan a contar con nosotros para el siguiente. Pero también es trabajo. También hay a quienes nos ha costado un tiempo y un trabajo tener un título, o simplemente aprender. Entonces...¿Por qué cualquiera puede hacer el trabajo de un fotógrafo? Antes de que se me malinterprete (cosa muy frecuente por estos lares) he de decir que admiro a mucha gente autodidacta que se molesta cada día en aprender cosas nuevas, bien sea con libros, mediante internet (la gran enciclopedia de hoy en día) o incluso observando el trabajo de otras personas. Tengo muchos amigos que lo hacen, se molestan en leerse manuales sobre luminosidad, sobre fotografía de retrato, o sobre los mil mundos que abarca el maravilloso mundo de la fotografía. Incluso yo aprendo de ellos.

Pero mi "queja" hoy viene por otra cosa. Y es por esa gente que teniendo un poco de dinero en el bolsillo, se compra un equipo que sólo saben utilizar en modo automático y realizan trabajos profesionales como bodas, comuniones, o reportajes varios por los que se lucran sin saber apenas realizar un buen encuadre. Hoy en día una réflex está al alcance de la mayoría. Y cualquiera se cree fotógrafo por leer cuatro post en algún foro y tener en su mochila un equipo que le ha costado X dinero. Cada vez son más los blogs que nos anuncian a estos "fotógrafos" los cuales no tienen la fotografía como hobby, si no como una fuente de ingresos, pisando así el trabajo de otras personas que si se molestan en realizar algo más que apretar un botón y soltar un flashazo.

Ya no es necesario contratar a un fotógrafo para que nos haga fotografías de la comunión de la niña, pues para eso tenemos al amigo Pepito que se ha comprado "una cámara de las gordas" y nos puede hacer el mismo trabajo. 

Y es que parece que hay trabajos que los puede hacer todo el mundo, y ya no hablo solo de la fotografía: cualquiera que escriba puede ser periodista, cualquiera que sepa formatear un ordenador ya es informático, y cualquiera que apriete un botón "de una cámara de las gordas" ya es fotógrafo. 

Mi hermana me recomendaba el otro día un blog llamado "De fútbol y medicina, todo el mundo opina" Pues eso, ya no es solo que se opine, si no que nos creamos que todos podamos desempeñar cualquier trabajo.

Un poquito de por favor, señores, que luego que si hay crisis, que si se cierran negocios, que si el país va muy mal...Lo raro sería que no lo fuera, si nosotros mismos nos lo estamos cargando.

1 comentario:

Perchelero dijo...

La verdad es que tu reflexión amiga Sonia es la pura, dura y cruda realidad de un país que agoniza y se ahoga en su propio vomito, y es que toda tu entrada de principio a fin esta cargada de una verdad que abruma y debería hacer a todo el que la lea replantearse su papel en esta vida.
Enhorabuena por tan ejemplarizante texto...Saludos