domingo, 6 de noviembre de 2011

Y a ti mujer, una espada te atravesará el alma (Lucas 2, 24-35)



Son muchas las espadas que María ha sentido en su alma. Muchas y profundas las heridas y las llagas del Dolor. La más joven de nuestras hermandades se torna este noviembre de negro luto, llorando por los que ya no gozan de esa Salud bendita.

Y es que, la hermandad del Prendimiento, hoy goza de una Salud envidiable, de una fuerza increíble. Es ejemplo a seguir, fiel reflejo de lo que debe ser una HERMANDAD con todas las letras. Porque en ella habitan gentes SANAS, que han sido dotadas con la nobleza, con la humildad, con la sabiduría del que sabe escuchar, del que sabe tomar los consejos cómo tales, y no cómo ofensas. Porque la traición de Judas se queda en el olvido junto a la espada del sayón que no será capaz nunca de llegar al ALMA de María.

Porque desde el trabajo silente, sin hacer mucho ruido, han sabido Cautivar a una Civita Regia que hoy sueña con un Domingo de Ramos que ellos supieron darle el esplendor que merece. Apenas poco más de una década, casi un suspiro, y la más joven sigue caminando de frente, con pasos firmes, dando ejemplo, conquistando corazones... Y también, por qué no decirlo, provocando envidias, siempre fruto del buen hacer. 

Pero desde el trabajo bien hecho, nos dan a todos una lección cada día del año. La última ha sido este noviembre, pues sólo las grandes hermandades son capaces de hacer grandes cosas. 

Ojalá esa espada que hoy vemos prender de su pecho, nunca llegue a atravesar su alma. Que la traten siempre con esa delicadeza, ese cariño, esa dulzura y esa humildad que les caracteriza. Yo mientras tanto, sólo puedo hacer que sentirme orgullosa de tener en mi querida Civita Regia gentes que dan sentido pleno a esta palabra: HERMANDAD. 

GRACIAS. 

1 comentario:

Perchelero dijo...

Chapeau, Sonia. Esta hermandad ha llegado a la ciudad para hacer disfrutar a los buenos cofrades... solo a los buenos cofrades
Saludos y felicidades