jueves, 11 de junio de 2009

¿Qué tendrá San Pedro?

Que me gusta tanto


¿Será por sus detalles?


Por los siglos de historia que guardan sus muros


O porque tras una reja se encierra mi corazón


El caso es que allí el tiempo se para. La paz que se respira es infinita, y me podría pasar horas enteras entre sus paredes, que apenas parecieran segundos. Sería un trabajo de meses captar cada detalle que hay entre esos muros... Me gusta cuando voy por las tardes y está en completa soledad, cuando solo se escucha el silencio y puedo hablar con Ellos tranquilamente...
Será porque San Pedro me ha visto crecer, por las horas que he pasado entre sus paredes, en catequesis de pequeña, y luego con mis hermandades, montando y desmontando los pasos, los cultos, los altares...Por la enreversada escalera de caracol hasta llegar a lo alto de su campanario, por la belleza de cada una de sus imágenes, en especial por la de mi Padre y mi Madre...
Qué le voy a hacer, me encanta mi Iglesia, si no fuera por algún que otro cacique...

1 comentario:

Franito dijo...

Fíjate solo en Dios y no en los hombres...
Por cierto he hechado de menos la capilla del Santísimo dónde está Dios vivo y con una retablo de alabastro que es una joya...