martes, 17 de abril de 2012

LXXXIII Vueltas al Sol


Y más bonita que las rosas... No eres muy de fotos, pero casi te has acostumbrado a mi cámara. Dices que tienes muchas arrugas, pero dónde tu ves eso, yo veo vida y experiencia. Me has enseñado tanto que no sería capaz de explicarlo ni en mil entradas. Has sido madre, abuela, consejera, amiga buena, apoyo, ayuda, sabiduría... Y sigues siendo la Luz que ilumina nuestros caminos, el pilar de esta familia que tú has formado y el valor más grande de ella.


Hoy te miro a los ojos y sigo viendo reflejada la misma bondad de siempre, con la ternura que dan los años. Con la ilusión de esa rosa que vuelve a florecer en primavera. Te miro y veo un amor renovado, infinito, puro.   Y tienes tus cosas de siempre, que hemos entendido mejor con los años, esas que te hacen única y especial. 


Y sigues contándonos como fue aquella guerra, lo difícil que era antes simplemente VIVIR. Lo duro que es pasar hambre. Por eso quizás hemos aprendido a valorar más las pequeñas cosas, a apreciar el calor de los tuyos. Hemos aprendido a querernos más. Y es que el regalo nos lo haces tú cada día, con tus guisos de cariño, con tus enhebrares de dulzura, con tu amor sin medida, con tus costuras de bondad y tus remiendos de humildad. 

Y si tengo un sueño en esta vida, es poder parecerme a ti algún día...

Te quiero tanto... ¡FELICIDADES YAYA!

2 comentarios:

Perchelero dijo...

Los mayores...que grandeza, que sabiduría , que saber estar, que saber querer, que saber contar, que saber vivir... Nadie como ellos encierran en sus adentros el libro autentico y verdadero de la vida, pero la vida de verdad, no esa que algunos pregonan como suya y que parece que si ellos no se levantan el sol se quedará acostado esperando a que ellos lo llamen... La verdad con sapiencia y sin rincones... Nuestros mayores que mejor ejemplo de amor, de vida y de lucha por la familia de verdad...
Felicidades a las dos.

La_Crivi dijo...

Cuanta razón, Magdaleno. Cuanto hemos de aprender de ellos que han sido testigos de tantas cosas...Ellos si que dan una lección de vida cada día que se levantan, ellos si que son coraje puro, valentía, amor, bondad infinita...
Cuanto les debemos.